Campeonato Argentino de ORC: Sin regatas pero con medialunas.

El domingo 13 de noviembre, segundo día del Campeonato Argentino de ORC, amaneció lluvioso y fresco. Las banderas del auspiciante Galicia Éminent ondeaban a pesar de la lluvia en la sede de Dársena Norte del Yacht Club Argentino.

Para combatir lo gris del día se sirvió en la carpa un desayuno con el cual los navegantes recibieron las energías correspondientes. Mientras los participantes disfrutaban de sus medialunas y café, el Comité de Regatas deliberaba sobre las regatas. Un rato después Gustavo Sciacca, Chairman del campeonato, se apoderó del micrófono para comunicar que se postergarían las regatas durante una hora. Todos se mostraron conformes ya que preferían quedarse un rato al abrigo de la carpa charlando y con las medialunas en vez de someterse a las inclemencias del tiempo atmosférico reinante.

“El día de ayer fue un día que arrancó con mucho viento y después fue calmando. La verdad que en la primer regata no nos fue tan bien pero después tuvimos buenas regatas” dijo Julián Somodi, del Mad Max, líder de la clasificación general de ORC Internacional. “Esto es muy largo, falta un montón, falta una vida. Así que muy tranquilo, muy contento con la tripulación que tengo. Tenemos un grupo que tomó el compromiso de correr todo el año juntos. Eso calculo que es la mayor parte de nuestro éxito: el haber armado un grupo humano increíble.”

Todo el público se vió conmocionado cuando se tocó el tema del tercer tiempo. “Llegar y tener un barco lleno de cervezas estuvo muy bueno. Venís de correr las regatas con un día lindo, viento sol, y encima te esperan con cerveza… buenísimo” declararon los tripulantes del Don Quixote.

“En las regatas de hoy nos fue mal, pero en la de tierra nos fue bárbaro. Ahí sí largamos bien” dijo Pololo, representante de la hermana República Oriental del Uruguay.

“Buena onda lo de las birras. El desayuno también. Me parece muy importante el tema del after y el pre regatas. Suma un montón” aseguró Matías Zapiola, tripulante del Gaucho, mientras se comía una medialuna.

Ellos no hablaron sólo de comida y bebida, visiten la página durante la semana que se publicarán el resto de sus declaraciones, mucho más “náuticas”.

Luego de otra hora de postergación el Comité de Regatas decidió que los barcos salían al agua. Algún que otro gruñido se escuchó, pero se treparon a las embarcaciones y partieron rumbo a la cancha de regatas. Pasado un tiempo la regata fue anulada por la intensidad del viento – que llegó a los 38 nudos.

Así que fue un día sin regatas, con lluvia pero con medialunas.  El campeonato proseguirá el 19 y 20 de noviembre, con más regatas, más gallardetes, más medialunas y más cervezas.

Para consultar programa, fotos y resultados pueden entrar en este link.